talento

Se busca… talento

talento2En este post voy a tratar un tema que me gusta mucho y que considero un aspecto muy importante dentro de las organizaciones: el talento.

La RAE define el talento (Del lat. talentum, y este del gr. τάλαντον, plato de la balanza, peso) como: 1. m. inteligencia (‖ capacidad de entender); 2. m. aptitud (‖ capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación); 3. m. Persona inteligente o apta para determinada ocupación.

Desde la perspectiva de la Gestión de Personas se busca mucho más que una persona inteligente o que una persona con capacidad. Según Pilar Jericó: “Una persona con talento es un profesional comprometido que pone en práctica sus capacidades para obtener resultados superiores en un entorno y una organización determinadas”. Es decir, se busca el «quiero» (compromiso), el «puedo» (capacidades) y el «actúo» (acción). ¿Por qué?

Una persona que tiene las capacidades (pueda) y la acción (actúe) pero, sin embargo, no esté comprometida (quiera), se convierte en una persona desmotivada que difícilmente se implicará en los proyectos de la empresa. Por otra parte, una persona con capacidad, con compromiso y sin acción, llegará tarde y no desarrollará su talento. Y finalmente, el compromiso y la acción dotarán a una persona con buenas intenciones, pero sin las capacidades éstas no serán eficientes. Por ello, la combinación de estos tres elementos sería lo ideal y lo que definiría el «Talento Individual».

¿Qué beneficios obtiene una empresa con el talento?

A modo de opinión, si toda organización consigue tanto captar como retener el talento, aumentará su valor y se convertirá en una empresa más competitiva  con capacidad para afrontar situaciones complicadas. Esta gestión puede convertirse en un duro proceso, no obstante, es la clave para diferenciarse de los competidores.

¿Cómo gestionar el talento de forma exitosa?

Para ello, es necesario invertir tiempo y esfuerzo analizando el mercado laboral y la propia organización para definir qué talento precisa la organización. También es imprescindible que la gestión del talento se entienda como un proceso y se actúe en todas sus fases (captación y selección, evaluación del desempeño, desarrollo de personas, retención del talento). Y por último, fomentar la implicación de las personas que conforman la organización. Si se consigue dar importancia a estas cuestiones, la organización podría ver aumentar sus resultados de forma considerable. El vínculo entre el talento y la estrategia esta muy ligado, por esa razón, hay que conseguir identificar correctamente el talento que se necesita en consonancia con la estrategia de la compañía.

Para finalizar, como dice el escritor estadounidense Henry Van Dyke: «Utiliza en la vida los talentos que poseas: el bosque estaría muy silencioso si sólo cantasen los pájaros que mejor cantan» .

Saludos y gracias por su tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: