Rumores

Prevención de “rumores” laborales

Seguramente todos hemos vivido alguna experiencia dentro de una empresa en la cual haya surgido algún rumor. Este mal tiene el “Don” de expandirse como un virus, pudiendo tener efectos devastadores para el clima de cualquier compañía. Como dice Warren Buffet: “la reputación tarda 20 años en construirse y 5 segundos en destruirse”.
No es nada fácil luchar contra un rumor, pero tampoco debemos ignorarlos por completo. Ahí es donde me pregunto, ¿se pueden prevenir estos rumores? ¿qué puede ser más eficaz silenciar o anticiparnos a estas circunstancias?.

¿Cuál es la naturaleza del rumor?

Pienso que es importante analizar cuál es la naturaleza de todo rumor. Éste suele nacer cuando la información es escasa o faltan piezas del mensaje que da pie a interpretaciones que pueden ser erróneas. También pueden surgir de tipo personal con la clara intención de hacer daño a la compañía como lo ocurrido en el famoso caso de Procter & Gamble. Cuatro antiguos empleados de Amway difundieron que esta empresa estaba vinculada con grupos satánicos por la presencia de algunos símbolos en el logo. No obstante, más allá de cómo surge, existe una relación positiva entre la cercanía y/o alteración del orden establecido y la rapidez de expandirse. Es decir, cuando más de cerca nos afecta o cuando más altere el sistema implantado, más rápido se propagará el rumor. Esto es así porque la gente necesita saber si es tan bueno o tan malo para ellos, necesita descargar sensaciones y emociones en lo referente a lo que se dice.

¿Cómo se puede evitar el rumor?

No es una tarea sencilla, sin embargo, si mantenemos una cultura de secretismo en la empresa, aumentarán los rumores. Esto sucede porque la falta de información alimenta las fantasías de las personas y ayuda a que aparezcan sospechas por los pasillos de las organizaciones. Dicho todo esto, parece lógico apostar por una cultura donde la comunicación sea clara y transparente. Se debe promover que la información sea rápida, precisa y transparente. Obviamente, siempre hay cosas que la empresa no puede comunicar, pero si se consigue la confianza de las personas mediante la congruencia entre lo que decimos y lo que hacemos, lograremos ganar mucho a terreno a los posibles rumores que puedan surgir. Si buscamos desacreditar un rumor siempre nos resultará más lento, más sutil y menos evidente que mediante los hechos. Con ello, conseguiremos ganar efectividad y rapidez.

Posiblemente con estas medidas no se consiga cortar de raíz con esta problemática, no obstante, conseguiremos una vacuna para que nuestra organización pueda recuperarse de manera más rápida y eficaz ante los efectos de este virus que puede entablar consecuencias dañinas para cualquier empresa.

¿Crees que se pueden prevenir y manejar los rumores?

Vicente Benavent

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: