employer branding

Employer Branding: El arte de seducir el talento

Los procesos de captación y selección han ido evolucionando a lo largo del tiempo. Ya quedan lejos aquellos anuncios de periódico o las ferias de empleo que se utilizaban con este fin. Actualmente, con la globalización y la escasez de talento, se necesitan otras fórmulas para formar equipos más competitivos dentro de las compañías. Una de las tendencias de hoy en día para mantener y atraer el talento es el “Employer Branding” o marca del empleador.

¿Qué es el Employer Branding?

El employer branding se empieza a desarrollar a finales de los años 80 en Estados Unidos como consecuencia del descenso de la natalidad. Ya se empezaba a detectar que esto afectaría seriamente a las empresas, sobre todo por la reducción de talento que esto supondría. En esto últimos años, con el auge de las redes sociales, parece que ha cobrado más fuerza por las posibilidades que éstas ofrecen para conseguir un mayor impacto. Además, teniendo en cuenta que las gráficas demográficas se están convirtiendo en una pirámide invertida, es importante posicionar a la empresa para no quedarnos sin talento en un futuro.

Este concepto se definiría como una estrategia y conjunto de iniciativas que una empresa sigue para mejorar su marca y que sea percibida como atractiva para los empleados actuales y potenciales. Esta marca como empleador comienza a forjarse desde el primer día que una empresa se pone en funcionamiento, pudiéndose aprovechar este tipo de maniobras para mejorar la identidad organizacional como el lugar perfecto para trabajar. ¿Por qué hay gente que estaría dispuesta a trabajar en una empresa aunque su salario sea menor? La respuesta es gracias a las estrategias de employer branding que siguen estas compañías. No hay que confundirlo con la marca corporativa, destinada más a la creación de una imagen y que ésta se extienda a sus productos.

Imagen propiedad de Marlon Cureg

¿Cómo se debe implantar?

En primer lugar hay que tener en cuenta que no se consigue de un día a otro, debe ser parte de la filosofía de la empresa y que lleva su tiempo de aplicación. La estrategia debe ir en dos direcciones, tanto interna como externa. Si no conseguimos mantener la satisfacción y compromiso de nuestros empleados de nada sirve atraer a nuevos talentos. No sólo eso, sino que resultaría imposible lograr el objetivo por la potencia del “boca-oído” y las redes sociales. Por este motivo, es fundamental que los empleados sean los principales embajadores de nuestra marca. Es más, se empieza a mejorar la reputación desde dentro. Una vez conseguido esto, debemos llamar la atención de los nuevos talentos destacando aquello por lo que merece la pena trabajar en nuestra compañía, transmitir nuestros valores y lograr que se identifiquen con ellos. Pero recuerden, si la imagen que proyectamos externamente no se ajusta a la realidad interna, difícilmente obtendremos buenos resultados e, incluso, puede volverse en contra nuestra.

¿Qué beneficios puede aportar?

Los principales beneficios son tres: atraer y mantener el talento y, además, fomentar el compromiso con la compañía. Sin embargo, estos beneficios nos llevan a otras consecuencias. ¿Cuáles serían las principales de atraer el talento? Mejoraremos la efectividad de los procesos de selección ya que nos permitirá aumentar la cantidad y la calidad de los candidatos. ¿Cuántas veces se publican ofertas y no se encuentran a los candidatos idóneos pese a la cantidad de inscritos? Si logramos mejorar el posicionamiento frente a nuestros competidores como buen empleador, aumentaremos tanto cuantitativamente como cualitativamente el talento. ¿Cuál es el resultado de mantener el talento? Uno de los más importantes es la reducción de costes de rotación, pero no sólo económicos sino también de conocimiento. Si queremos formar equipos competitivos, no podemos permitirnos el lujo de que se nos escape el conocimiento. Y por último, ¿cuál es el beneficio de fomentar el compromiso? A pesar de que muchos lo consideran como una consecuencia, en mi opinión, debe ser la base para construir el employer branding. Como anteriormente se ha dicho, para que nuestra estrategia tenga éxito debemos hacer que los empleados sean los principales embajadores de nuestra marca y eso se consigue mediante el “engagement”. Aún así, el compromiso de los empleados se traduce en un mejor desempeño, reducción del absentismo e impacto positivo en el bienestar de éstos.

¿Crees que es positiva una estrategia de “Employer Branding” para las empresas?

Vicente Benavent

3 Comments to Employer Branding: El arte de seducir el talento

  1. […] muchos aspectos más. Tratar de diseñar estrategias más elaboradas que nos permitan mejorar el employer branding. Lograr que la compañía proyecte una imagen que sea percibida como el lugar idóneo para […]

  2. […] en un período en el que hacerse con el mejor talento es vital, por ello es importante cuidar el employer branding de la compañía. Las empresas que piensan que el talento se seduce con salarios altos están […]

  3. […] con visitarlos nos transmiten una buena imagen como compañía. Lo cual puede contribuir a seducir el talento y animarlos para que formen parte de nuestro […]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: