Etiqueta: Gestión de la diversidad

 
diversidad

Gestión de la diversidad, necesaria para no derrochar talento

Estamos viviendo una época dónde los constantes cambios sociales, políticos, económicos, tecnológicos y culturales contribuyen al aumento de la complejidad y dinamismo del entorno empresarial. Factores como la consolidación de la mujer en todos los sectores laborales, el aumento de la esperanza de vida, el retraso de la jubilación, el incremento de la población activa extranjera o la internacionalización de las empresas plantean nuevos desafíos a las organizaciones del siglo XXI. Con este reto, me refiero a la diversidad. Pero OJO! No sólo es diversidad aquello que vemos, como el género, edad o raza, sino que también tiene una parte no visible como los valores, creencias o tipo de personalidad. Este concepto puede representarse con la metáfora del iceberg, donde el trozo visible es lo que hace que resulte evidente, sin embargo, el no visible tiene una gran incidencia en la comunicación y repercute significativamente en el rendimiento del equipo de trabajo.

Foto propiedad de Rodrigo Gómez

La gestión de la diversidad no sólo debemos entenderla como una adaptación al entorno, sino que, además, es importante aprovechar esta disparidad para crear valor dentro de la compañía. ¿Es beneficioso o puede generar conflictos? Tenemos que considerarlo como una oportunidad para desarrollar políticas que nos permitan maximizar los efectos positivos de esta situación y minimizar los negativos. La organización debe emanar un interés real y auténtico para conseguir crear un entorno organizativo diverso en el que se valoren las diferencias individuales. No hay una fórmula mágica que permita implantar este tema fácilmente, sin embargo, hay ciertos requisitos que deben cultivarse, son: la tolerancia, el diálogo y la colaboración. Estos tres  conceptos son importantes para gestionar de manera adecuada la diversidad. Con ello, lograremos ser más eficientes e innovadores garantizando un éxito a largo plazo. Por el contrario, si solamente lo consideramos como un medio para conseguir los beneficios que ésto supone, la probabilidad que surjan conflictos se multiplica, entrañando unos gastos importantes para la empresa. Por ello, no basta solamente con implementarla, sino que hay que trabajarla de forma continua y extenderla a todos los niveles.

¿Qué beneficios puede tener una buena gestión de la diversidad?

Los beneficios para la empresa son múltiples y pueden ser tanto internos como externos. Por un lado, los internos están relacionados con los empleados y con los procesos internos de la empresa. Con los empleados se consigue aumentar la satisfacción y el compromiso, lo que conlleva a una reducción del absentismo y de la rotación del personal. También se promueven las competencias interculturales y se mejora la captación y retención del talento. En cuanto a los procesos internos, se desarrolla la creatividad, la innovación y la flexibilidad. Además, se amplifica la eficacia de la comunicación y la integración dentro de la empresa. Por otro lado, tenemos los beneficios externos que tienen que ver con los clientes y proveedores. Algunos de éstos son: favorece el acceso a nuevos mercados, refuerza los vínculos con el cliente a causa de la comprensión de sus necesidades y mejora la reputación de la empresa.

 ¿Por qué a pesar de tantos beneficios algunas empresas no gestionan adecuadamente la diversidad?

La mayoría de compañías coinciden que las principales trabas que impiden la implantación de políticas de diversidad son la dificultad para medir los resultados y  la falta de información y concienciación. Otras de las dificultades que identifican son las actitudes y comportamientos discriminatorios, la falta de habilidades y experiencias, falta de compromiso de la dirección, el tiempo y los recursos financieros. Entiendo que existan ciertos impedimentos que hagan que se convierta en un tema tremendamente complicado, sin embargo, ¿no creéis que la NO implantación de éstas políticas puede hacer que derrochemos talento? En un entorno donde el talento es escaso, no creo que nos podamos permitir el lujo de NO darle importancia a la diversidad. Las empresas que no gestionen adecuadamente la diversidad en un futuro, seguramente derrocharán ese apreciado talento que todos buscan, ya que «el talento no entiende de razas, ni de religiones, ni de géneros, ni de edades».

Vicente Benavent