Etiqueta: Gestión del Cambio

 
Einstein

Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo


Einstein

cambios

Las resistencias en los procesos de cambio

Estamos viviendo un contexto organizacional que exige muchos cambios para lograr ser competitivos. Una situación donde «lo único que permanece constante es el cambio», como dijo Heráclito. Existe una necesidad de hacer lo mismo de diferente forma con el objetivo de conseguir algún tipo de mejora.

El cambio se define como pasar de un estado a otro, lo que supone una modificación y/o alteración de conductas ya instauradas en la compañía. Cambio es sinónimo de aprendizaje continuo, uno va siempre acompañado del otro. Cualquier cambio que se produce, implica aprender nuevos conocimientos, habilidades o actitudes para llevar a cabo las funciones que se tienen que realizar. Este aprendizaje puede originar la aparición de fuertes resistencias que impidan o que obstaculicen la implantación de cambios dentro de una organización.

 

Imagen propiedad de Camdiluv

¿Qué son las resistencias?

Son respuestas emotivas y conductuales que toda persona experimenta ante cualquier alteración que pueda afectar a la rutina laboral establecida. Surge una reacción en contra del cambio en la que, muchas veces, se adoptan actitudes y comportamientos inapropiados con el fin de obstaculizarlo. Existen diferentes formas de manifestarse, abiertas (huelgas, menor productividad, trabajo mal hecho o sabotaje) o encubiertas (absentismo, tasas más altas de accidentes, pérdida de motivación o solicitud de traslado), y puede darse a distintos niveles (individual, grupal u organizacional). Ante cualquier modificación debemos estar preparados para identificar estas manifestaciones. Por ello, para afrontar con éxito un proceso de cambio se hace necesario conocer las causas por las que se producen estas resistencias dentro de las organizaciones.

piramide

La mayoría de los empleados de cualquier organización, no conocen que es lo qué se pretende con el cambio o cómo lo quieren realizar. Por ello, uno de los principales motivos es la falta de información o una comunicación errónea. La comunicación para llevar a cabo un cambio debe ser completa, capaz de reducir toda la ambigüedad o la incertidumbre que se genera ante estas situaciones. Debemos contar con un plan de comunicación que explique los benefecios que se obtienen con ellos a nivel global. Seguramente, esto reducirá mucho las resistencias que se dan por esta causa.

Sin embargo, también pueden surgir resistencias en empleados que conocen mucha información. Estos son los creen que no pueden hacer ese cambio. Este grupo cree que no se pueden llegar a hacer, ya sea por la cultura de la organización o por la falta de habilidades para afrontar ese nueva situación. ¿Qué pasa si queremos implantar nuevos cambios tecnológicos y no tenemos personal humano con estas competencias? Intentarán poner trabas, anticipándose a cualquier acontecimiento y saboteando toda iniciativa que se proponga.

Y finalmente, tenemos las personas que no quieren cambiar. Las razones para no querer cambiar pueden ser múltiples. La experiencia pasada puede ser una de ellas. Si ya se han hecho cambios con anterioridad y han sido un fracaso para la organización o han perjudicado a un grupo o persona, seguramente, encontraremos mayores resistencias. Seguro que la frase «esto ya se intento y no fue bien», la habréis escuchado alguna vez ante cualquier iniciativa. También encontramos el deseo de mantener las costumbres y no salir de la zona de confort. Muchas personas buscan la comodidad en el trabajo y, cuando se cambian las formas de hacer las cosas, ven amenazada esa situación y harán lo posible por recuperarla. Por ello, cuando más tiempo este establecido un sistema, mayor probabilidad tendremos de encontrar obstáculos. Por este motivo, en las empresas más innovadoras tiene menos posibilidades de sufrir este tipo de problema, las personas no llegan a acomodarse y buscan el cambio continuo. También encontramos ciertas posiciones que pueden percibirlo como una amenaza de pérdida de poder y, seguramente, sea la resistencia más dura de combatir. Estas personas utilizan todo su poder para buscar apoyos y sabotear todo proceso de cambio que les perjudiquen.

Los cambios son importantes en la actualidad. Sin embargo, las resistencias no lo son menos. Identificarlas nos puede ayudar a superar estas barreras que, a menudo, imposibilitan u obstaculizan estos procesos.

Gracias por su tiempo.

Vicente Benavent