Etiqueta: Recursos humanos

 

Motivar es rentable

MotivaciónTodos sabemos que la motivación de los empleados es un tema de suma importancia para aumentar la productividad. Sin embargo, muchos creen que ésta va ligada a los sueldos o a los incentivos económicos. Más allá del dinero, que es importante, existen otras cuestiones que pueden ayudar a aumentar  la motivación de los empleados a un precio que no supone grandes costos económicos.

¿Cómo se puede conseguir esto?

Una posibilidad podría ser la flexibilidad en el horario. ¿No creéis que esto podría facilitar la conciliación personal, laboral y familiar? Seguramente con esta medida el empleado encontraría un equilibrio en este aspecto y se sentiría más satisfecho en el trabajo, traduciéndose en un rendimiento superior. Hay situaciones donde, por ejemplo, uno mismo pueda reducirse la hora del descanso para la comida con la intención de terminar antes la jornada laboral y, así, poder tener más tiempo para él. Esta medida no constituye ningún esfuerzo económico para la empresa y mejoraría la satisfacción del empleado.

Otro punto importante, que a algunos les supone un grandísimo esfuerzo, es reconocer los logros conseguidos por los empleados.  ¿No os gustaría que además de lo malo también os reconocieran lo bueno? Parece una tontería, sin embargo, esto puede hacer que el empleado sienta que su trabajo ha merecido la pena y le ayudará a continuar trabajando para el beneficio de la empresa. ¿Cuánto puede costar esto? Cero.

También es obvio que el buen ambiente laboral es fundamental en cualquier organización para mantener motivados los empleados. ¿Cuáles serían las claves para mantener un buen clima laboral? Fomentar un clima de colaboración y de confianza son dos aspectos importantes a tener en cuenta para lograrlo. Si se alimenta la competencia entre los empleados, nunca se llegará a generar un buen clima y, por lo tanto, los resultados de la empresa se verán afectados. Como veis esta es otra mesura que tampoco cuesta dinero, sino intención de llevarlo a cabo.

Un aspecto que hay que trabajar de manera continua es el sentimiento de pertenencia a la compañía. ¿Y por qué digo trabajar de manera continua? Porque este sentimiento no surge de manera espontánea y, además, no se consigue por el simple hecho de trabajar en ella. Para conseguir esto, es necesario identificar qué acciones promueven sentimientos en los empleados y, a partir de ahí, cultivarlo. Esto puede resultar una tarea más elaborada, sin embargo, el coste seguiría siendo reducido.

Las expectativas de futuro se convierten en incentivos importantes para conseguir una mayor motivación. Cuando un empleado tiene opciones de mejorar profesionalmente, su motivación y su esfuerzo aumenta.Si por el contrario en la empresa no existe la posibilidad de promocionar o mejorar en su trabajo, el empleado probablemente abandonará la compañía e irá a un lugar donde pueda cumplir su meta. Ahora bien, el ascenso no tiene la misma valencia para todas las personas. Para unos será importante y para otros menos. Otro punto más que ayuda a motivar a la gente y no supone gasto.

Por último, es recomendable que exista interés por sus vidas. A todo trabajador le gusta que el jefe se acerque y le pregunté en su día a día, que conozca lo que piensa. Esto puede ayudar a sentirse más valorado y a implicarse más, incluso, aportando ideas o sugerencias para mejorar aspectos. Este creo que es el punto más barato de todos y el más importante para trabajar con personas.

Así pues, se puede tener a los empleados más satisfechos sin tener la pesadilla del factor económico siempre presente. El dinero no lo da todo, cuidemos a las personas como se merecen.

Muchas gracias por su tiempo.

Vicente Benavent

Se busca… talento

talento2En este post voy a tratar un tema que me gusta mucho y que considero un aspecto muy importante dentro de las organizaciones: el talento.

La RAE define el talento (Del lat. talentum, y este del gr. τάλαντον, plato de la balanza, peso) como: 1. m. inteligencia (‖ capacidad de entender); 2. m. aptitud (‖ capacidad para el desempeño o ejercicio de una ocupación); 3. m. Persona inteligente o apta para determinada ocupación.

Desde la perspectiva de la Gestión de Personas se busca mucho más que una persona inteligente o que una persona con capacidad. Según Pilar Jericó: “Una persona con talento es un profesional comprometido que pone en práctica sus capacidades para obtener resultados superiores en un entorno y una organización determinadas”. Es decir, se busca el «quiero» (compromiso), el «puedo» (capacidades) y el «actúo» (acción). ¿Por qué?

Una persona que tiene las capacidades (pueda) y la acción (actúe) pero, sin embargo, no esté comprometida (quiera), se convierte en una persona desmotivada que difícilmente se implicará en los proyectos de la empresa. Por otra parte, una persona con capacidad, con compromiso y sin acción, llegará tarde y no desarrollará su talento. Y finalmente, el compromiso y la acción dotarán a una persona con buenas intenciones, pero sin las capacidades éstas no serán eficientes. Por ello, la combinación de estos tres elementos sería lo ideal y lo que definiría el «Talento Individual».

¿Qué beneficios obtiene una empresa con el talento?

A modo de opinión, si toda organización consigue tanto captar como retener el talento, aumentará su valor y se convertirá en una empresa más competitiva  con capacidad para afrontar situaciones complicadas. Esta gestión puede convertirse en un duro proceso, no obstante, es la clave para diferenciarse de los competidores.

¿Cómo gestionar el talento de forma exitosa?

Para ello, es necesario invertir tiempo y esfuerzo analizando el mercado laboral y la propia organización para definir qué talento precisa la organización. También es imprescindible que la gestión del talento se entienda como un proceso y se actúe en todas sus fases (captación y selección, evaluación del desempeño, desarrollo de personas, retención del talento). Y por último, fomentar la implicación de las personas que conforman la organización. Si se consigue dar importancia a estas cuestiones, la organización podría ver aumentar sus resultados de forma considerable. El vínculo entre el talento y la estrategia esta muy ligado, por esa razón, hay que conseguir identificar correctamente el talento que se necesita en consonancia con la estrategia de la compañía.

Para finalizar, como dice el escritor estadounidense Henry Van Dyke: «Utiliza en la vida los talentos que poseas: el bosque estaría muy silencioso si sólo cantasen los pájaros que mejor cantan» .

Saludos y gracias por su tiempo.

Camino hacia la Gestión de Personas

 

Hace ya tiempo que rondaba por mi cabeza la idea de crear un blog. Así que, he decidido iniciarme en este nuevo mundo donde poder compartir mis opiniones y mis conocimientos sobre todo lo relativo a la gestión de personas.

Foto propiedad de Emilia Garassino

Desde el siglo pasado, se viene utilizando el término de Recursos Humanos en la gestión del personal. A mi parecer, este término es muy poco afortunado. Puede dar a entender que las personas son un mero recurso de la organización en vez de actores principales. Parece ser que, a día de hoy, esta mentalidad esta cambiando y el «Departamento de Recursos Humanos» camina hacia la «Gestión de Personas».

Actualmente, las tendencias en este sentido van hacia la atribución de cualidades intelectuales a los miembros de una organización. Por ello, términos como «Talento Humano», «Capital Humano», «Dirección de Personas»,  «Gestión de Personas» o «Capital Intelectual»  son utilizados desde esta nueva perspectiva. Así pues, se empieza a considerar a los empleados como agentes activos (no son recursos), capaces de re-inventarse y permitir conseguir una ventaja competitiva sobre los competidores. Son las personas las que aportan todo el conocimiento a la empresa, sin ellas, cualquier organización es un cuerpo sin alma, una cabeza sin cerebro. Por este motivo, se debe procurar que éstas participen de forma activa en las estrategias de la empresa para que funcionen correctamente.

Si se consigue que las personas tengan ilusión en vez de miedo, se obtendrán resultados más interesantes en cualquier organización. Toda persona satisfecha, trabajará mejor, rendirá más, aportará más ideas y su implicación en el proyecto será máxima. En definitiva, las personas son el capital más valioso de la organización. Si las valoran, se obtendrá un compromiso total hacia la organización.

Muchas gracias por vuestro tiempo y espero que mi primer entrada os haya gustado. Mi camino hacia la «Gestión de Personas» acaba de comenzar, sin embargo, espero caminar una larga ruta por este mundo que me apasiona.

Vicente Benavent