Etiqueta: Talento Humano

 
sal de la cueva

Sal de la cueva en busca de #talento

Sal de la cueva

Imagen original propiedad de dudeparetsong

Los tiempos han cambiado en el mundo de la captación y selección del personal. Si vuestra única misión es la de contar con los mejores talentos dentro de vuestros equipos de trabajo, ya no vale esperar a que postulen a un puesto. Ahora debemos salir a buscarlos.

¿A qué me refiero con salir a buscarlos? Muy simple. Con la llegada de los portales de empleos nos hemos acostumbrado a subir la vacante a la plataforma y esperar a que los candidatos postularán. Es verdad que estos servicios nos han facilitado y mucho, la tarea de búsqueda de candidatos pero… ¿y de talento?

Leer más→

employer branding

Employer Branding: El arte de seducir el talento

Los procesos de captación y selección han ido evolucionando a lo largo del tiempo. Ya quedan lejos aquellos anuncios de periódico o las ferias de empleo que se utilizaban con este fin. Actualmente, con la globalización y la escasez de talento, se necesitan otras fórmulas para formar equipos más competitivos dentro de las compañías. Una de las tendencias de hoy en día para mantener y atraer el talento es el “Employer Branding” o marca del empleador.

¿Qué es el Employer Branding?

El employer branding se empieza a desarrollar a finales de los años 80 en Estados Unidos como consecuencia del descenso de la natalidad. Ya se empezaba a detectar que esto afectaría seriamente a las empresas, sobre todo por la reducción de talento que esto supondría. En esto últimos años, con el auge de las redes sociales, parece que ha cobrado más fuerza por las posibilidades que éstas ofrecen para conseguir un mayor impacto. Además, teniendo en cuenta que las gráficas demográficas se están convirtiendo en una pirámide invertida, es importante posicionar a la empresa para no quedarnos sin talento en un futuro.

Este concepto se definiría como una estrategia y conjunto de iniciativas que una empresa sigue para mejorar su marca y que sea percibida como atractiva para los empleados actuales y potenciales. Esta marca como empleador comienza a forjarse desde el primer día que una empresa se pone en funcionamiento, pudiéndose aprovechar este tipo de maniobras para mejorar la identidad organizacional como el lugar perfecto para trabajar. ¿Por qué hay gente que estaría dispuesta a trabajar en una empresa aunque su salario sea menor? La respuesta es gracias a las estrategias de employer branding que siguen estas compañías. No hay que confundirlo con la marca corporativa, destinada más a la creación de una imagen y que ésta se extienda a sus productos.

Imagen propiedad de Marlon Cureg

¿Cómo se debe implantar?

En primer lugar hay que tener en cuenta que no se consigue de un día a otro, debe ser parte de la filosofía de la empresa y que lleva su tiempo de aplicación. La estrategia debe ir en dos direcciones, tanto interna como externa. Si no conseguimos mantener la satisfacción y compromiso de nuestros empleados de nada sirve atraer a nuevos talentos. No sólo eso, sino que resultaría imposible lograr el objetivo por la potencia del “boca-oído” y las redes sociales. Por este motivo, es fundamental que los empleados sean los principales embajadores de nuestra marca. Es más, se empieza a mejorar la reputación desde dentro. Una vez conseguido esto, debemos llamar la atención de los nuevos talentos destacando aquello por lo que merece la pena trabajar en nuestra compañía, transmitir nuestros valores y lograr que se identifiquen con ellos. Pero recuerden, si la imagen que proyectamos externamente no se ajusta a la realidad interna, difícilmente obtendremos buenos resultados e, incluso, puede volverse en contra nuestra.

¿Qué beneficios puede aportar?

Los principales beneficios son tres: atraer y mantener el talento y, además, fomentar el compromiso con la compañía. Sin embargo, estos beneficios nos llevan a otras consecuencias. ¿Cuáles serían las principales de atraer el talento? Mejoraremos la efectividad de los procesos de selección ya que nos permitirá aumentar la cantidad y la calidad de los candidatos. ¿Cuántas veces se publican ofertas y no se encuentran a los candidatos idóneos pese a la cantidad de inscritos? Si logramos mejorar el posicionamiento frente a nuestros competidores como buen empleador, aumentaremos tanto cuantitativamente como cualitativamente el talento. ¿Cuál es el resultado de mantener el talento? Uno de los más importantes es la reducción de costes de rotación, pero no sólo económicos sino también de conocimiento. Si queremos formar equipos competitivos, no podemos permitirnos el lujo de que se nos escape el conocimiento. Y por último, ¿cuál es el beneficio de fomentar el compromiso? A pesar de que muchos lo consideran como una consecuencia, en mi opinión, debe ser la base para construir el employer branding. Como anteriormente se ha dicho, para que nuestra estrategia tenga éxito debemos hacer que los empleados sean los principales embajadores de nuestra marca y eso se consigue mediante el “engagement”. Aún así, el compromiso de los empleados se traduce en un mejor desempeño, reducción del absentismo e impacto positivo en el bienestar de éstos.

¿Crees que es positiva una estrategia de “Employer Branding” para las empresas?

Vicente Benavent

KM0

Camino hacia la Gestión de Personas

 

Hace ya tiempo que rondaba por mi cabeza la idea de crear un blog. Así que, he decidido iniciarme en este nuevo mundo donde poder compartir mis opiniones y mis conocimientos sobre todo lo relativo a la gestión de personas.

Foto propiedad de Emilia Garassino

Desde el siglo pasado, se viene utilizando el término de Recursos Humanos en la gestión del personal. A mi parecer, este término es muy poco afortunado. Puede dar a entender que las personas son un mero recurso de la organización en vez de actores principales. Parece ser que, a día de hoy, esta mentalidad esta cambiando y el “Departamento de Recursos Humanos” camina hacia la “Gestión de Personas”.

Actualmente, las tendencias en este sentido van hacia la atribución de cualidades intelectuales a los miembros de una organización. Por ello, términos como “Talento Humano”, “Capital Humano”, “Dirección de Personas”,  “Gestión de Personas” o “Capital Intelectual”  son utilizados desde esta nueva perspectiva. Así pues, se empieza a considerar a los empleados como agentes activos (no son recursos), capaces de re-inventarse y permitir conseguir una ventaja competitiva sobre los competidores. Son las personas las que aportan todo el conocimiento a la empresa, sin ellas, cualquier organización es un cuerpo sin alma, una cabeza sin cerebro. Por este motivo, se debe procurar que éstas participen de forma activa en las estrategias de la empresa para que funcionen correctamente.

Si se consigue que las personas tengan ilusión en vez de miedo, se obtendrán resultados más interesantes en cualquier organización. Toda persona satisfecha, trabajará mejor, rendirá más, aportará más ideas y su implicación en el proyecto será máxima. En definitiva, las personas son el capital más valioso de la organización. Si las valoran, se obtendrá un compromiso total hacia la organización.

Muchas gracias por vuestro tiempo y espero que mi primer entrada os haya gustado. Mi camino hacia la “Gestión de Personas” acaba de comenzar, sin embargo, espero caminar una larga ruta por este mundo que me apasiona.

Vicente Benavent